Las viudas indias, condenadas a morir en vida - Kavalathi: "Les he demostrado que mi discapacidad no me hace inútil" - El apadrinamiento garantiza un futuro a niños y niñas con discapacidad - La Fundación frena la desertificación y las migraciones en Yerronipalli
Boletín FVF
Martes, 16 de julio de 2013

Las viudas indias, condenadas a morir en vida


© Rocío Ovalle/FVF
“Desde que murió mi marido nadie me dirige la palabra. Creo que mi destino es sufrir”. Es la realidad a la que se enfrenta Kullayamma y junto a ella otros tres millones de mujeres viudas que viven en el estado de Andhra Pradesh, en el sur de la India. Consideradas un mal augurio, la tradición hindú las condena a morir en vida.
© Eva Garrido/FVF

El apadrinamiento garantiza un futuro a niños y niñas con discapacidad

Liita Jaganath sufre una discapacidad intelectual desde nacimiento que le hace perder la memoria poco a poco. "A los tres años nos dimos cuenta de que su cuerpo crecía, pero su mente no. La gente del pueblo nos dijo que la abandonáramos, pero decidimos cuidarla pese a su discapacidad".
© Albert Uriach/FVF

La Fundación frena la desertificación y las migraciones en Yerronipalli

Prasad Thangime tuvo que abandonar la tierra donde cultivaba cacahuetes porque no tenía agua. Un día se enteró de la posibilidad de encontrar trabajo en la ciudad. "Primero se marcharon dos campesinos a Bangalore para probar suerte y el resto les seguimos cuando fueron contratados como albañiles", relata.
Entrevista
© María Martín/FVF

Kavalathi: "Les he demostrado que mi discapacidad no me hace inútil"

Kalavathi ha desafiado la discriminación por partida triple: es mujer, padece una discapacidad y pertenece a una de las castas desfavorecidas de la India. Una escoliosis congénita severa provocó que la columna de Kalavathi se desviara internamente y eso hizo que le saliera una protuberancia en su espalda. 
Agenda
Actua
Copyright © 2013 Fundación Vicente Ferrer, All rights reserved.