Copy
La nueva entrega de La Bonilista, la lista de correo de bonillaware.com. El newsletter de noticias relevantes para personas importantes ¡Bienvenidos!
Bonillaware S.L.U.
La Línea Mendoza
 
 
Esta semana he asistido a Codemotion y, como cada vez que salgo de la Bonicueva, un montón de amigos y conocidos me han preguntado qué tal va Otogami. Una pregunta sencilla que, sin embargo, siempre tiene una difícil respuesta.
 
Otogami/Runnics crece con dobles cifras desde agosto, pero aún está lejos de ser rentable. ¿Nos va bien o nos va mal? Al intentar contestar esa pregunta, me vino a la cabeza uno de los conceptos que aprendí durante mi fugaz y desastrosa carrera como jugador de béisbol.
 
El béisbol, un deporte genuinamente americano y completamente desconocido e ignorado en España, tiene dos características que lo hacen único y lo distinguen del resto.
 
La primera es que es el deporte más difícil del mundo. Un jugador de primer nivel con un rendimiento promedio consigue golpear tan sólo el 25% de los lanzamientos. Alcanzar el 30% te sitúa en la categoría de estrella.
 
La segunda es que es el deporte donde la estadística tiene más tradición y se tiene más en cuenta por parte de prensa, aficionados y jugadores. Es prácticamente imposible que un aficionado al fútbol conozca el porcentaje de tiros parados por el portero de su club. Sin embargo, cualquier aficionado al béisbol sabe de memoria el promedio de carreras cedidas por turno de bateo de los lanzadores principales de su equipo favorito.
 
De este amor por la estadística, nació una expresión que ha quedado fijada en la cultura popular americana como sinónimo de mediocridad o fracaso: The Mendoza Line o La Línea Mendoza.
 
Mario Mendoza fue un jugador mexicano de béisbol que jugó durante 9 años en las Grandes Ligas americanas debido a sus excelentes habilidades defensivas. Sin embargo, a la hora de batear, su promedio era espantoso. Mendoza no consiguió alcanzar el 20% de éxito en cinco de sus nueve temporadas y acabó su carrera con un paupérrimo promedio de .215 o 21,5%.
 
Su compañero -y uno de sus mejores amigos dentro del equipo- George Brett acuñó el término cuando, en 1980, declaró en una entrevista que, todos los domingos, lo primero que hacía era consultar las páginas deportivas del periódico para comprobar qué jugadores tenían un promedio de bateo “por debajo de la Línea Mendoza”, una marca imaginaria establecida en el 20% de promedio de bateo.

Desde entonces, La Línea Mendoza ha quedado establecida no sólo como el límite donde la aportación defensiva de un jugador de béisbol no justifica su presencia en las Grandes Ligas, sino como sinónimo de mediocridad y bajo rendimiento.
 
Es difícil determinar el rendimiento o desempeño de una startup -o de cualquier empresa- cuando te alejas de la pura rentabilidad financiera para perseguir conceptos más etéreos como crecimiento, recursividad de visitas o potencial tecnológico. Por eso, al menos en los primeros días de una compañía, creo es un error seguir insistiendo en un modelo basado en expectativas de ingresos y planes de negocio, creados más con buena voluntad que con imposibles estudios de mercado.
 
En lugar de hacer eso, parece más sencillo establecer nuestra Línea Mendoza -sean cuales sean nuestros objetivos- el número de usuarios, páginas vistas, ventas o ingresos que consideramos el mínimo suficiente como para no determinar que hemos fracasado.
 
Nosotros llevamos un año construyendo, tirando muchas veces más de riñones que de cabeza, pero ha llegado el momento de hacerse mayores, sentarnos y reflexionar sobre lo que estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo. Plantear hipótesis y probarlas. Definir nuestra Línea Mendoza.
 
Quizás así, el próximo año, cuando vaya a Codemotion, si alguien me pregunta qué tal va Otogami, pueda contestar con un simple bien o mal. ¿Podréis hacerlo vosotros?

 

Si te ha gustado, pinta, colorea, copia y distribuye:

Like La Bonilista: La Línea Mendoza on Facebook share on Twitter Google Plus One Button


3.761 tarugos han recibido esta Bonilista.


¡Apoyar a la Bonilista es fácil! Sólo tienes que hacer ejerciciocomer empanadas y jugar con tus videojuegos favoritos.

Copyright © 2014 Bonillaware, Todos los derechos reservados.
Email Marketing Powered by Mailchimp