Copy
La nueva entrega de La Bonilista, la lista de correo de bonillaware.com. El newsletter de noticias relevantes para personas importantes ¡Bienvenidos!
Bonillaware S.L.U.

El Consultor

 
Madurar es acabar con todos los prejuicios que te impiden ver la realidad. Y yo estoy madurando.
 
El último estereotipo del que he conseguido despojarme es la figura del "Consultor”, a pesar del gran trabajo que han hecho algunas empresas por desprestigiar el título.
 
Los técnicos siempre hemos mirado con suspicacia y una pizca de desprecio a los encorbatados esbirros de empresas con apellidos en vez de nombres.
 
Si un Consultor es alguien especializado, ¿cómo es posible que una misma empresa pueda aconsejarte sobre tributación, informática o cría caballar?
 
Si un Consultor es alguien con experiencia y un profundo conocimiento de un determinado sector, ¿cómo es posible que exista la figura del “Consultor Junior”?
 
Hace unos años, en un cóctel de empresa, estaba hablando con el hijo de uno de los directivos que me acababan de presentar. Estudiaba Administración y Dirección de Empresas y, cuando le pregunté qué quería hacer, hacia dónde quería orientarse, me dijo que él quería ser “Consultor”.
 
Me pareció tan inaudito que alguien sin ningún tipo de experiencia quisiera ser Consultor que lo único que acerté a balbucear fue: “Pero… ¿Consultor de qué?”. Y el muchacho, mirándome con la misma displicencia con la que observaría a un chimpancé intentando jugar al póker, me contestó: “No sé… Consultor”.
 
En ese momento, no tuve la más mínima duda de que, con su título de Universidad privada bajo el brazo y los contactos de su padre, llegaría a ser Consultor. De lo que fuera. De algo. Pero Consultor.
 
Y, en ese momento, me prometí a mí mismo que antes haría el Camino de Santiago en monociclo que contratar a la Morrigan o la McDouglas & O’Malley de turno para que me encasquetara a un chavalote como el que tenía delante, a precio de Premio Nobel.
 
Pero la vida da muchas vueltas. Uno se hace mayor y, de repente, cuando menos te lo esperas, te das cuenta de que, para muchas personas, tú te has convertido en “Consultor”.
 
De vez en cuando, algún camarada del metal me pide consejo. Y lo sorprendente es que lo que preguntan parece obvio y los consejos, puro sentido común. Sorprendente, porque no me considero ningún visionario. El primero que necesita Consultoría soy yo.

Y ese es otro prejuicio que se ha hecho añicos en mi cabeza: dar por supuesto que el que contrata Consultoría lo hace porque no sabe poner orden en su propia casa. Que no sabe lo que está haciendo y tiene que pagar a otro para que se lo diga...
 
Os sonará a chiste, pero la misma semana en la que hackeaba el Consejo de Administración de una startup -en la que tengo el 0,01% de las acciones- para convencer a mi amigo y CEO de que dejara de programar más funcionalidades y se dedicara a vender lo que ya tiene, nos visitó en el Funplex uno de los inversores más conocidos de este país y, después de escuchar pacientemente la matraca que le dimos sobre por qué Otogami iba a ser el nuevo Google, nos explicó las cifras que necesitábamos para ser invertibles con las condiciones que pedíamos, un matiz importante. Unas cifras que evidenciaban que, una vez construido el producto, a lo que nos teníamos que dedicar era a vender, no a construir la nave Enterprise.
 
La estrategia era evidente. Puro sentido común. Pero el día a día, la batalla en las trincheras, nos impedía verlo con claridad.
 
Creo que esa es la clave de la (buena) Consultoría: que alguien con experiencia y sentido común, externo a tu proyecto, te ayude a verlo con claridad, sin cegarse por las emociones o la pasión. Y también creo que hay buenos profesionales que la pueden proporcionar: autónomos, empresas con apellidos y, por supuesto, también empresas con alma.

No descartéis ver a un hombre sin prejuicios montado en monociclo por el Camino de Santiago…
 


Si te ha gustado, pinta, colorea, copia y distribuye:

Like La Bonilista - El Consultor on Facebook share on Twitter Google Plus One Button


¡Apoyar a la Bonilista es fácil! Sólo tienes que comer empanadas o jugar con videojuegos.

2.541 tarugos han recibido esta Bonilista.

Copyright © 2013 Bonillaware, Todos los derechos reservados.
Email Marketing Powered by Mailchimp