Copy
La nueva entrega de La Bonilista, la lista de correo de bonillaware.com. El newsletter de noticias relevantes para personas importantes ¡Bienvenidos!
1743 tarugos

han recibido esta Bonilista



Esta semana, en Bonillaware:

"Puedes controlar lo que vas a hacer, pero no su resultado" ~ Maestro Yan
Éxito para perdedores
Y la semana pasada...

Sobre el mito de lanzar cualquier proyecto a nivel internacional
Emprendedor, para bien o para mal, eres español
 
Milán Dopico - Venta Privada sólo para suscriptores de la Bonilista

 



Los últimos siete días...


Esta semana he estado preparando el lanzamiento en castellano de Team Calendars, un producto de Atlassian, y cerrando algunos eventos en los que vamos a participar, como el Rails Girls Madrid, que tiene una PINTAZA fantástica.
 
También escribí un artículo sobre uno de esos libros que te pueden cambiar la vida -“Éxito para perdedores”- y hasta me dio tiempo para montar una campaña de venta exclusiva para los suscriptores de la Bonilista, aunque eso, como casi siempre, es... ¿Otra historia? No esta vez...


¿Empanadas para tarugos?


Muchos habéis seguido mis aventuras y desventuras para intentar vender empanadas gallegas artesanas en Internet a través de Twitter, mi blog e incluso la propia Bonilista.
 
Cuando por fin estábamos listos para empezar a vender, nos encontramos con que nuestro proveedor de cajas las había mandado con algunos errores de impresión que no afectaban al producto final, pero que suponían una decepción después de todo el cariño y trabajo que le habíamos puesto al diseño del packaging.
 
Mientras nos debatíamos entre salir con esas cajas o retrasar un mes el lanzamiento, algunos amigos nos convencieron para hacer algo intermedio: poner a la venta una edición limitada sólo para colegas y conocidos. Así que, si alguno quiere averiguar cómo saben unas empanadas rellenas de optimismo, aquí tenéis –en exclusiva para suscriptores de la Bonilista- las instrucciones para haceros con alguna de las 100 únicas empanadas que, por el momento, pondremos a la venta.

Empanadas rellenas de optimismo

La Columna B


El negocio del siglo


No deja de sorprenderme la cantidad de concursos, aceleradoras y aventuras varias en los que están involucrados muchos de los inversores y emprendedores tecnológicos con experiencia y un aceptable historial de éxitos en este país. Los que saben de esto, vamos.
 
Si yo me apellidara Varsavski, Cabiedes o Hernández y, sobre todo, si tuviera acceso a la pasta gansa e impacto mediático a los que se supone que tienen acceso ellos, no gastaría ni un minuto de mi tiempo en vender empanadas, pero tampoco en montar la enésima red social o el enésimo copycat “a la española” de un proyecto americano de éxito.
 
No. Si yo fuera uno de ellos, tengo muy claro que estaría montando. Un éxito garantizado, una inversión segura, el negocio del siglo: un operador logístico, especializado en dar servicio al comercio electrónico español, que funcionara como Dios manda.
 
Martín, Alfonso, Bernardo… dejaos de pailanadas y montad una mensajería en condiciones. Lo petáis. Os forráis. Reventáis el mercado, en serio.
 
Bocados de Realidad
 
Hoy por hoy, enviar un paquete en España es más caro que en Alemania. A pesar de que aquí los salarios y la gasolina sean más bajos.
 
Es difícil hacer un Plan de Negocio. Las tarifas son opacas y, en muchos casos, no incluyen costes ocultos. El seguimiento en tiempo real de los paquetes es de todo menos real y, si se te ocurre hacer alguna extravagancia, como intentar servir a Canarias o utilizar camiones refrigerados, verás como tu presupuesto se dispara.
 
Ojalá el precio de envío fuera el único problema. Al no existir un verdadero seguimiento en tiempo real de los paquetes, es prácticamente imposible contar con un protocolo de incidencias (ausencia del destinatario, error en el envío, rechazo del paquete…) porque el alto nivel de subcontratación hace que cada envío se procese de forma distinta.

Cuando no se encuentra al destinatario, por ejemplo, algunos transportistas llaman al teléfono de contacto y otros no. A veces, hacen un nuevo intento en otra ruta de reparto. A veces, sólo dejan una nota. Un caos difícil de gestionar de forma eficiente.
 
Pero lo peor de todo no es eso sino que, en pleno siglo XXI, en un país con un 23% de paro, ni un solo operador logístico ha sido capaz de crear una estructura que le permita funcionar continuadamente durante los 7 días de la semana.
 
Servir en domingo es, directamente, imposible en este país y, en sábado, sólo por las mañanas y doblando costes. Debe de ser que, en fin de semana, sólo sirven tus paquetes en furgón blindado.
 
Y, si es tan fácil, ¿por qué no lo haces tú?
 
Porque no es tan fácil. Para crear un operador logístico a nivel nacional se necesita una gran estructura y una inversión millonaria, algo a lo que no tiene acceso alguien como yo, pero sí los distintos cabiedes y varsavskis.
 
Señores inversores, si de verdad quieren crear una startup disruptiva, algo que cambie para siempre este país, creen un operador logístico que mime el comercio electrónico. Créanme, será un éxito seguro. El negocio del siglo. Aquí tienen su primer cliente.


Si te ha gustado, pinta, colorea, copia y distribuye:

Like La amazing Bonilista - El negocio del siglo on Facebook share on Twitter Google Plus One Button

Copyright © 2012 Bonillaware, Todos los derechos reservados.
Email Marketing Powered by Mailchimp