Copy
La nueva entrega de La Bonilista, la lista de correo de bonillaware.com. El newsletter de noticias relevantes para personas importantes ¡Bienvenidos!
               

 
Lo que Ada me ha enseñado
 

Que hay un problema de género en la industria informática es evidente. El porcentaje de alumnas en ingeniería informática no llega al 12% en España, Argentina o Estados Unidos. Una brecha difícil de asumir en una carrera donde las mujeres llegaron a alcanzar el 50% de las matrículas. ¿Cómo es posible que, en un mundo cada vez más paritario, nosotros hayamos ido hacia atrás?
 
Aunque el problema sea evidente, las causas y la solución del mismo no lo son tanto. El sector bascula entre los que creen que no hay que hacer mucho porque “todo va más o menos bien” y la escasez de mujeres es un hecho coyuntural que se corregirá solo; y los que, por el contrario, creen que la gravedad de la situación justifica la denuncia pública de cualquier gesto sospechoso de no apoyar más allá de la igualdad, la absoluta e inmediata paridad de géneros, aunque eso ponga en la picota a gente que jamás haya tenido un comportamiento machista.
 

Intentar moverse en la tierra de nadie que existe entre ambos extremos es complicado. Cualquier pequeño paso que des para intentar ser parte, no sólo del problema sino también de la solución, puede ser criticado por unos, otros o ambos.
 
Por ejemplo, cuando pusimos a la venta las entradas de la próxima Tarugoconf, reservamos el 25% para mujeres. Y, por supuesto, las críticas no tardaron en llegar. No sólo de un sector masculino que no entendía una discriminación positiva que veía innecesaria, sino también por parte de los que creían que el 50% de entradas tenían que ser, sí o sí, para mujeres. El resto, era el mal absoluto.
 
Entiendo el argumento de los que defienden que ese tipo de ataques y acusaciones de tibieza -incluso a los que intentan cambiar las cosas, con mayor o menor torpeza- no son nada comparado con los agravios y agresiones que han sufrido y siguen sufriendo las mujeres. Igual que también entiendo a los que prefieren no pronunciarse públicamente para intentar evitarlos. Los entiendo a todos, respeto su opinión, pero no la comparto.

 
Esta semana di una clase a las chicas que forman el primer curso de AdaLab, una iniciativa para dar una puerta de entrada a la industria informática a mujeres sin formación técnica previa. Me pidieron que explicara cómo pueden usarse las Redes Sociales para crecer profesionalmente, ampliar su red de contactos y mejorar su empleabilidad.

Cuando he repasado mis notas, me he dado cuenta de que lo mismo que les recomendé para empezar a construir su identidad digital es lo mínimo que puedo exigirme a mí mismo, para intentar hacer de la informática un lugar menos inhóspito para ellas.

 
1. Las animé a que nunca tuvieran miedo a tener opinión propia, también sobre la brecha de género, y esta es la mía: el que crea que la situación se arreglará por sí sola, debería intentar explicarle a mi hija de cuatro años que las chicas sí pueden jugar al fútbol… aunque en la tele sólo salgan chicos jugando. También creo que más de uno está inmerso de tal manera en la lucha por la igualdad, que ha olvidado cuáles eran los principales objetivos a conquistar. Los que emplean tiempo y energías en propuestas como el cambio del plural para que este no sea masculino podrían concentrarse antes en conseguir una baja por maternidad extendida, una responsabilidad social que debería ser compartida por todos.
 
2. Les pedí conversar, en vez de adoctrinar. Que tenga una opinión propia no quiere decir que tenga el convencimiento de tener la razón absoluta ni que no pueda cambiarla. Siempre escribo con el objetivo de aprender, no de convencer. También en esta ocasión. 
 
3. Por último, les aconsejé esforzarse en reconocer lo positivo, en vez de criticar lo negativo. La mejor manera de concienciar a la Comunidad y atraerla a nuestro lado es premiar cada pequeño paso que la acerque a la diversidad, en vez de castigar la lentitud con la que algunos recorren el camino.

 
No tengo ni idea de cómo atraer a más mujeres al mundo de la informática, pero me cuesta creer que, si todos cumplimos los tres puntos anteriores, no estemos más cerca de lograrlo. Pueden parecer obvios, pero los comentarios de este hilo de Menéame demuestran hasta qué punto estamos lejos de alcanzarlos.

Yo, al menos, estoy dispuesto a intentarlo a pesar de las más que posibles críticas de unos, otros o de ambos. Cualquier cosa mejor que tener que contestar “NADA” cuando mi hija me pregunté “Papá, ¿tú que hiciste para intentar mejorar la situación?”.
 
Conseguir una mayor diversidad en la industria tecnológica es un reto demasiado importante como para seguir ignorándolo, pero también para intentar alcanzarlo con una solución definitiva de la noche a la mañana. Quizás, lo que necesitamos son millones de pequeños gestos.

 
 
OFERTA DE TRABAJO QUE PATROCINA ESTA BONILISTA
Desarrollador Mobile Junior (de 18 a 26.000€)

Las notificaciones push de webs y aplicaciones móviles pueden conseguir que volvamos a ellas recurrentemente... o las abandonemos para siempre. Indigitall, una startup española, ha desarrollado una plataforma para gestionarlas A TOPE DE POWER.

No dejan de conseguir nuevos clientes como Domino's Pizza, Bankinter, Orange o ABC y por eso buscan un desarrollador  Mobile Junior -entre 0 y 2 años de experiencia- para ayudarles a mantener y evolucionar sus SDKs Android, iOS, Phonegap y Xamarin, junto a un equipo de 3 personas.

Tienen su oficina en la Plaza de Cuzco -una de las zonas de Madrid con mejores servicios- donde podrás disfrutar de flexibilidad de horarios, jornada intensiva de 8 a 15h todos los viernes y durante los meses de julio y agosto, además de poder teletrabajar puntualmente.

Si estás interesado o conoces a alguien que podría estarlo, pásate por la página de la oferta para conocer todos los detalles. ¡Suerte!


¿Te ha gustado este texto? Ayúdale a llegar a más gente:

Like Lo que Ada me ha enseñado #Bonilista on Facebook share on Twitter Google Plus One Button

 

7.488 tarugos han recibido esta Bonilista.

(Ilustración original cortesía del dibujolari Hugo Tobio)

¡Apoyar a la Bonilista es fácil! Sólo tienes que comer empanadas o gestionar tu wiki con software awesómico.

Copyright © 2017 Bonillaware, Todos los derechos reservados.