Copy
La nueva entrega de La Bonilista, la lista de correo de bonillaware.com. El newsletter de noticias relevantes para personas importantes ¡Bienvenidos!
Bonillaware S.L.U.

Me duele Indra



El próximo 8 de julio, Fernando Abril-Martorell -nuevo CEO de Indra- presentará su plan de reestructuración para intentar levantar los resultados de la empresa.
 
Un plan del que se rumorea que incluirá un ERE para despedir a más de 3.500 empleados y, lo que es peor, la venta de la División de Sistemas –la que engloba desarrollo y consultoría informática- en la que trabajan otros 14.000 empleados.


Pero ¿cómo ha podido llegar a esta situación la principal compañía tecnológica de este país, con una facturación de más de 3.000 millones de euros al año? 
 
De los casi 41.000 empleados de la multinacional con un salario medio de 36.000€, según El Confidencial, algo más de la mitad -21.000- están en España que, sin embargo, sólo aporta un 35% de los ingresos totales. Desde 2007, la plantilla nacional ha crecido un 17%, pero la cifra de negocio local ha bajado un 21%.
 
¿Demuestran esas cifras que la plantilla española es cara y poco productiva? ¿Pasa el futuro de Indra por desprenderse de ella o por cambiar métodos y jerarquías establecidas que no favorecen precisamente la innovación y el talento?

El principal problema de Indra no es su plantilla sino la enorme dependencia de los contratos y proyectos firmados con la Administración Pública, un pésimo cliente desde que comenzó la crisis. Y un cliente en el que, por supuesto, los tejemanejes políticos son más que evidentes y se han filtrado hasta el tuétano de la compañía, uno de los principales contratistas públicos.

Me duele Indra
 

Salvador Victoria, hasta hace poco Consejero de  Presidencia y Justicia del gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, ha dimitido tras ser imputado por presionar a Indra para que pagara a una empresa de la trama Púnica.
 
Su “o nos ayudamos o no nos ayudamos” al Consejero Delegado de la compañía, Javier de Andrés, tiene sentido cuando se conoce que  la compañía tiene adjudicaciones anuales de la Comunidad de Madrid por valor de 15 millones de euros, en las que los investigadores han descubierto presuntas facturaciones falsas y sobrevaloraciones en las contratas.
 
Tampoco huele muy bien la compra de la empresa “de computación en la nube” de la que era accionista Felipe González con una valoración de 4,5 millones de euros. Y aún menos el blindaje del contrato del hijo del anterior Presidente del Gobierno con 375.000€, un “reputado tecnólogo” que resulta ser fotógrafo.
 
Esas mismas conexiones y tejemanejes políticos son los que han llevado a Abril-Martorell a Indra, en una operación orquestada por el Gobierno para forzar la marcha del anterior CEO, Javier Monzón –con poco feeling con el actual Ministro de Defensa- y crear un “núcleo duro” de accionistas, formado por La Caixa, la familia March y Telefónica, que preserve la “españolidad” de la compañía.
 
Por todo esto –y porque muchos identifican a Indra como el paradigma de la consultora-cárnica que devora técnicos en vez de cuidarlos- algunos hasta se alegran de que a la compañía le vayan mal las cosas.
 
Estúpidos ignorantes. Que Indra caiga es una mala noticia para todo el sector. No sólo por los 14.000 compañeros que tienen su trabajo en el aire, sino porque -al igual que Telefónica- Indra es una de las pocas compañías que podrían cambiar el panorama tecnológico de este país.
 
Y al igual que en Telefónica, quien más quien menos, todos tenemos algún amigo o familiar trabajando allí. Gente buena, decente y, sobre todo, válida. Gente que no sabe de tejemanejes sino de radares, compiladores o telecomunicaciones. Por eso me duele Indra.
 
Por eso y porque parece que, en este país, no hay manera de meter una empresa tecnológica en el IBEX35 sin mancharse con el lodo que cierta forma de hacer política ha extendido por todas partes. Ojalá Abril-Martorell sea suficientemente valiente para ayudar a limpiarlo, en vez de amputar la compañía que preside.

 
 
 
Si te ha gustado, pinta, colorea, copia y distribuye:

Like La Bonilista: Me duele Indra on Facebook share on Twitter Google Plus One Button


4.367 tarugos han recibido esta Bonilista.

(Ilustración original cortesía del dibujolari Hugo Tobio)

¡Apoyar a la Bonilista es fácil! Sólo tienes que hacer ejerciciocomer empanadas y jugar con tus videojuegos favoritos.

Copyright © 2015 Bonillaware, Todos los derechos reservados.
Email Marketing Powered by Mailchimp