Copy
La nueva entrega de La Bonilista, la lista de correo de bonillaware.com. El newsletter de noticias relevantes para personas importantes ¡Bienvenidos!
Bonillaware S.L.U.

La Grasa
 
 
¿Qué pasaría si el lunes llegaras a tu trabajo sólo para enterarte de que has sido despedido? A mí me despidieron en mi primer trabajo, de un día para otro, junto al resto de mi equipo. Eso hizo que cambiara para siempre mi concepción sobre la supuesta “seguridad” que da una nómina.
 
Todos tememos perder nuestro puesto de trabajo de la noche a la mañana. Lo que nos diferencia es cómo afrontamos ese miedo unos y otros. Los informáticos también, por supuesto.
 
Algunos intentan ser inmunes al despido reciclando continuamente sus conocimientos, asistiendo a eventos y reuniones para aprender de otros y tejer una red de contactos. Otros, sin embargo, centran sus esfuerzos en mimetizarse con su silla hasta conseguir que sea prácticamente imposible que les muevan de ella. Son grasa. Michelines que impiden que una empresa alcance su máximo potencial.
 
La Grasa no defiende su puesto de trabajo aportando valor, sino intentando mantener una falsa ilusión de indispensabilidad. Su mayor activo es el control y monopolio de la gestión de una parcela de actividad de la empresa. No le interesa aumentar la productividad, sino el miedo.
 
La Grasa se justifica a sí misma diciendo que el día a día de su trabajo no les permite evolucionar como profesionales. Que inmolan su progresión profesional por el bien de una empresa que, a cambio, debe absorberles como una inútil capa lípida y parasitaria. Tonterías. Excusas.
 
Un empresario tiene el poder de despedir a un trabajador en cualquier momento, pero los trabajadores también tienen el poder de marcharse de una empresa cuando les dé la gana. Por ejemplo, si descubren que les impedirá seguir siendo competitivos en el mercado laboral. Que les convertirá en Grasa.
 
Es fácil detectar a la Grasa. Suele ser responsable de cajas negras, silos de información o conocimiento, que protege celosamente y no comparte con nadie. También porque suele ocupar gran parte de su jornada laboral en labores de coordinación e intermediación que no aportan valor alguno más allá de justificar una nómina grasienta.
 
Sin embargo, hay responsables que llegan a acumular tanta Grasa que no se dan cuenta de que ellos mismos se han convertido en puro sebo corporativo.
 
Un equipo sin movimiento -sin entradas ni salidas- es un equipo muerto, pero la manera de hacerlo mejorar no es la aplicación de perversas y estúpidas campanas de Gauss, sino conseguir que cada uno de sus miembros progrese individualmente para mejorar como conjunto.
 
Si un responsable no es capaz de hacer crecer a una persona a su cargo para que desempeñe labores con el mismo nivel de responsabilidad que las que él mismo ejerce –en la misma empresa o en otra- es muy probable que se haya convertido en Grasa.
 
Si tu responsable permite que se acumule Grasa alrededor de ti, huye. La Grasa es contagiosa. Mancha y es difícil de limpiar.
 
Para todo el mundo sería más o menos dramático perder su fuente de ingresos de forma repentina, dependiendo de sus cargas familiares y su capacidad de previsión, pero, si trabajas en una industria como la informática –con un 8% de paro sectorial, frente al 24% de media del país- y temes que, si pierdes tu empleo no podrás encontrar otro similar, háztelo mirar. A lo mejor te has convertido en Grasa. A lo mejor, ha llegado el tiempo de que empieces a correr sin parar hasta que llegues a un nuevo trabajo.
 
La mejor manera que he encontrado para proporcionar “seguridad” a mi familia no es encontrar un trabajo donde sea difícil despedirme, sino intentar mejorar todos los días para que el mayor número posible de empresas deseen contratarme.
 

 


Si te ha gustado, pinta, colorea, copia y distribuye:

Like La Bonilista: la Grasa on Facebook share on Twitter Google Plus One Button



3.420 tarugos han recibido esta Bonilista.

¡Apoyar a la Bonilista es fácil! Sólo tienes que hacer ejerciciocomer empanadas y jugar con tus videojuegos favoritos.

Copyright © 2014 Bonillaware, Todos los derechos reservados.
Email Marketing Powered by Mailchimp