Copy
View this email in your browser
Comunicado de prensa
Para su difusión de inmediato
 
Contactos para los medios de prensa
Sra. Jeannine Addams
Sra. Kristin Wohlleben
J. Addams & Partners, Inc.
404.231.1132, teléfono
jfaddams@jaddams.com
kwohlleben@jaddams.com
 
Sue Rusche, Presidente y Directora Ejecutiva
Familias Nacionales en Acción
404.248.9676, teléfono
srusche@nationalfamilies.org
 
 
CON EL INFORME NUEVO DE FAMILIAS NACIONALES EN ACCIÓN SE ARRANCA EL VELO DE LA FUNDA CON QUE SE CUBRE
LA INDUSTRIA DE LA MARIHUANA PARA EL USO MEDICINAL

Esta investigación sigue los pasos del dinero y
pone al descubierto la motivación detrás de la marihuana como medicina
 
  • Seguir los pasos del dinero que está legalizando la marihuana y su significado presenta los datos financieros estado por estado, a la vez que pone a exposición los grupos y la cantidad de dinero que se utilizó para financiar o para oponerse a las iniciativas presentadas en la papeleta de voto para legalizar la marihuana para fines medicinales o recreativos en 16 estados de los Estados Unidos.
  • El informe de Familias Nacionales en Acción pone a descubierto que durante un período de 13 años tres multimillonarios – los Sres. George Soros, Peter Lewis y John Sperling –contribuyeron un 80% del dinero usado para medicalizar la marihuana por medio de las iniciativas presentadas en las papeletas de voto estatales referentes a la marihuana para el uso medicinal y una estrategia de usar la marihuana para el uso medicinal para abrir el camino hacia la legalización de la hierba para el uso recreativo.
  • El informe muestra cómo manipularon el proceso de las iniciativas en las papeletas de voto estos multimillonarios y los proponentes de la legalización de marihuana y cómo gastaron más dinero que la gente que se opuso a la legalización y también muestra cómo convencieron a los votantes de que es medicina la marihuana, aun cuando la mayoría de las comunidades científica y médica dicen que no es medicina y que no debería legalizarse.
  • Los niños en Colorado que se iban tratando con el aceite del cannabis no reglamentado han llegado a padecer de unas reacciones distónicas agudas, otros trastornos de la movilidad, remisión en el desarrollo, vómitos resistentes al tratamiento y una agravación de sus ataques.
  • Una industria de la marihuana con fines medicinales ha surgido para juntarse con los multimillonarios en el financiamiento de las iniciativas para legalizar la hierba de uso recreativo.
 
Atlanta (Georgia) (el 14 de marzo de 2017) – Un nuevo informe publicado por Familias Nacionales en Acción (NFIA, por sus siglas en inglés) destapa y aporta pruebas del cómo tres multimillonarios a favor de la marihuana de uso recreativo legalizada llegaron a manipular, durante más de 10 años, el proceso de las iniciativas presentadas en la papeleta de voto en 16 estados de los Estados Unidos, y así llegaron a convencer a los votantes a legalizar la marihuana para el uso medicinal. La entidad NFIA es una organización sin fines de lucro fundada en 1977 y con sede en Atlanta (Georgia), cuya meta es ayudar a los padres a prevenir el uso de la bebida alcohólica, el tabaco y otras drogas entre los niños. La entidad NFIA hizo las investigaciones, y se emitió el informe como observación del aniversario 40° desde su fundación.

El estudio de NFIA, Seguir los pasos del dinero que está legalizando la marihuana y su significado, saca a la luz, por primera vez, los pasos del dinero detrás de los esfuerzos de la legalización de la marihuana durante un período de 13 años. El informe deja al descubierto la estrategia de usar la marihuana de uso medicinal para abrir un camino hacia la legalización de la hierba de uso recreativo. Llega a describir cómo el financiero George Soros, junto con el magnate de los seguros el Sr. Peter Lewis y el magnate de los estudios universitarios con fines de lucro, el Sr. John Sperling (y los grupos financiados por ellos y sus familias) socavaban sistemáticamente la resistencia ante la marihuana a la vez que iban negando que su meta era la de la legalización plena.

El informa documenta, estado por estado, los datos financieros e identifica los grupos y la cantidad de dinero utilizado para financiar u oponerse a las iniciativas presentadas en la papeleta de voto para legalizar la marihuana de uso medicinal o recreativo en 16 estados. El informe desentierra cómo los proponentes de la legalización desplumaban a los votantes y llegaron a gastar más –a veces más de cien veces más– que los que estaban en contra de la legalización de la marihuana.

Seguir los pasos del dinero que está legalizando la marihuana y su significado explica cómo mentían los proponentes de la legalización acerca de los beneficios de la marihuana para con la salud y cómo abusaban de las esperanzas de los enfermos, se burlaban de las pruebas científicas y de los consejos de las comunidades médicas, a la vez que destripaban las protecciones del consumidor ante unas drogas ineficaces y peligrosas. Además pone a prueba que una vez lograda su meta de legalizar la marihuana de uso recreativo los multimillonarios (en Colorado y Washington en el año 2012), prácticamente dejaron de financiar las iniciativas presentadas en la papeleta de voto referentes a la hierba para el uso medicinal y cambiaron su financiación a las iniciativas de la hierba para el uso recreativo. En los años 2014 y 2016, donaron $44 millones para la legalización de la hierba de uso recreativo en los estados de Alaska, Oregón, California, Arizona, Nevada, Massachusetts y Maine, y esa arremetida se derrotó únicamente en el estado de Arizona (para marihuana de uso recreativo). 
 
Desenredar la estrategia usada para la legalización: lo que hay en la trastienda
              En 1992, el financiero George Soros contribuyó lo que llegó a ser unos $15 millones, según los cálculos, a varios grupos asesorados por él para que dejaran de apoyar la legalización categórica y empezaran a poner sus esfuerzos en lo que él definió como asuntos más fáciles de ganar, como la marihuana para el uso medicinal. En una rueda de prensa del año 1993, el Sr. Richard Cowen, quien en aquel entonces era el director de la Organización Nacional para la Reforma de Leyes sobre la Marihuana, dijo: “La clave para eso (la plena legalización) es tener el acceso a lo medicinal, porque, una vez conseguido a cientos de miles de personas usuarias de la marihuana para el uso medicinal bajo la supervisión médica, se destapará todo el engaño. La opinión general de por aquí es que la marihuana para el uso medicinal es nuestro punto fuerte más poderoso, pues es nuestro punto de efecto de palanca que nos encaminará hacia la legalización de la marihuana para el uso personal”.
Entre los años 1996 y 2009, los Sres. Soros, Lewis y Sperling contribuyeron el 80% del dinero usado para medicalizar la marihuana a través de las iniciativas presentadas en la papeleta de voto de diferentes estados. Sus contribuciones financieras, que excedieron los $15,7 millones (del total del financiamiento de $19,5 millones), facilitaron a sus grupos a mentir a los votantes en las campañas de publicidad y así encubrir los efectos dañinos de la marihuana y presentarla como medicina – lo que les llevó a las personas a creer que es una droga sin riesgo y debería legalizarse para cualquier uso. 

Hoy en día las encuestas muestran el éxito que lograron los multimillonarios y su dinero, pues en 28 estados de los Estados Unidos y el Distrito de Columbia, los votantes y, más tarde, los legisladores, han indicado que creen que es medicina la marihuana, aun cuando la mayor parte de las comunidades científica y médica dicen que no es medicina y que no debería legalizarse. Los hallazgos del informe más reciente, emitido por las Academias Nacionales de las Ciencias (las NAS, por sus siglas en inglés), muestran que puede paliar ciertas clases de dolor la marihuana, a la vez indican que no existe ninguna documentación rigurosa y aceptada médicamente hablando de que sea eficaz la marihuana para el tratamiento de alguna otra enfermedad. Al mismo tiempo, la ciencia ofrece unas pruebas imposibles de refutar que la marihuana es adictiva, dañina y puede impedir el desarrollo cerebral de los adolescentes. Al nivel de distribución, no existen ningunos controles sobre la gente que venden la marihuana a los consumidores, y los búdmanes (los bármanes de la marihuana) no tienen ninguna formación médica o farmacéutica ni tampoco ningunos credenciales.

Una de las tácticas usada por los proponentes de la legalización era la de aprovechar de los sentimientos de empatía del votante para con los enfermos, junto con la confusión acerca de la ciencia y el proceso de aprobación que tiene la Administración Federal de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés). Un hallazgo de resultado positivo en un tubo de ensayo o de caja Petri es nada más que el primer paso en un proceso largo y riguroso que lleva al consenso científico acerca de la eficacia de un fármaco, pues la prueba científica surge después de realizarse los estudios clínicos comparativos y aleatorizados. Muchos fármacos nunca superan los muchos obstáculos complejos con que se llega a comprobar la eficacia y falta de riesgo del mismo después de sus resultados prometedores en la primera etapa. Sin embargo, los proponentes de la legalización de la marihuana recurren a unos prometedores resultados iniciales y una ciencia atenuante para persuadir y manipular a los legisladores y los votantes con sus sentimientos de empatía para que coman el cuento de la marihuana como curalotodo. 

              Las personas que ya padecen de una enfermedad tienen a su disposición dos medicamentos aprobadas por la FDA, el dronabinol y el nabilone, que no son la marihuana, pero sí tienen unas copias idénticas de algunos de los componentes de la marihuana. Estos medicamentos, que son disponibles en forma de pastilla, brindan un tratamiento eficaz para los vómitos y las náuseas inducidos por la quimioterapia y para el desgaste relacionado con la sida. La entidad NAS (las Academias Nacionales de las Ciencias y NAS, por sus siglas en inglés) llegó a evaluar unos 10.700 resúmenes de los estudios realizados sobre la marihuana desde el año 1999, y se halló que estos dos fármacos bucales son eficaces para aquellos adultos que padecen de las condiciones indicadas anteriormente. Un extracto compuesto de dos productos químicos de la marihuana y que tiene la aprobación en otros países reduce la espasticidad causada por la esclerosis múltiple, pero no existen ningunas pruebas referentes a la marihuana como tratamiento para otras enfermedades, como la epilepsia y la mayoría de las otras condiciones médicas cuyo tratamiento por la marihuana se legalizó en los estados que legalizaron la marihuana para el uso medicinal. Estas condiciones van de la esclerosis lateral amiotrófica (la ELA) a la enfermedad de Crohn, la hepatitis C, el trastorno de estrés postraumático (el TEPT) e incluso la drepanocitosis.

Espérese un momento...¿y la reglamentación?
También han convencido los proponentes de la legalización a los estadounidenses que el cannabidiol no reglamentado, un componente de la marihuana que se conoce con la marca de aceite del cannabis, el CBD o el aceite de Charlotte's Web, es una cura para los ataques resistentes al tratamiento de los niños epilépticos, pues los resultados de las encuestas indican que casi el 90% de los estadounidenses quieren la legalización de la marihuana para el uso medicinal, en particular para estos niños enfermos. En Colorado, la Sociedad Estadounidense de Epilepsia informa que los niños epilépticos están recibiendo unas preparaciones artesanales no reglamentadas cuyo contenido del aceite del cannabis recomendado varía mucho y, en la mayoría de los casos, proviene de unos médicos sin ninguna formación en la pediatría, neurología o la epilepsia. Los pacientes jóvenes han padecido de unas reacciones distónicas agudas y otros trastornos de la movilidad, además de remisión en el desarrollo, vómitos resistentes al tratamiento y ataques agravados que son tan severos que los médicos tienen que meterle al niño en estado de coma para pararlos. Por lo peligrosos que son estos efectos secundarios, no hay ningún neurólogo pediátrico en Colorado, donde está legalizado el cannabidiol no reglamentado, recomienda su uso para estos niños. 

El médico, el Dr. Sanjay Gupta, creó todavía más confusión cuando produjo la serie televisiva en el año 2013 de nombre Weed (tr., Hierba), que era una serie documental de la CNN de tres partes sobre la marihuana como medicina. En los tres programas, el Dr. Gupta promocionó el uso del aceite CBD, que es el tipo de aceite denominado artesanal por la Sociedad Estadounidense de la Epilepsia. El porqué lo denomina artesanal es que ni un producto del CBD vendido en los estados en que se legalizó ha pasado por un proceso de purificación de acuerdo a los estándares de la Administración Federal de Medicamentos y Alimentos (la FDA, por sus siglas en inglés), ni tampoco se ha puesto a prueba o comprobado como fármaco sin riesgo y eficaz.  El Congreso de los Estados Unidos y la FDA habían elaborado unos procesos estrictos para la evaluación de los fármacos y así prevenir aquellas tragedias médicas como las malformaciones congénitas causadas por la talidomida, pues estos procesos han facilitado los máximos avances en la medicina de toda la historia. 
“Al esquivar la FDA, tres multimillonarios estuvieron de acuerdo en destrozar el proceso de aprobación de los fármacos que había llegado a proteger a los estadounidenses de los medicamentos ineficaces y de riesgo durante más de un siglo”, dijo la Sra. Sue Rusche, presidente y directora ejecutiva de la organización Familias Nacionales en Acción y autora del informe. “Abundan las aseveraciones no confirmadas de los poderes curativos de la marihuana.” Nadie puede estar seguro de la pureza, del contenido, ni de los efectos secundarios o posibilidades de causar el cáncer o alguna otra enfermedad que tiene la marihuana de uso medicinal. Cuando las personas se enferman de la marihuana de uso medicinal, no hay ningunos mecanismos uniformes de retirar del mercado aquellos productos que llegaron a causar ese daño. Algunos de estos medicamentos marihuaneros no tienen ningunos ingredientes activos, mientras que otros tienen contaminantes. “Los enfermos y sobre todo los niños sufren mientras los curanderos de la marihuana ganan dinero a sus expensas", añadió la Sra. Rusche.
 
La industria de la marihuana – como si fuera una página en la historia de la industria tabacalera
              El escrito muestra el paralelo entre las industrias de la marihuana y la tabacalera, pues ambas industrias se establecieron con los conocimientos de que cierto porcentaje de sus consumidores acabarían siendo adictos y clientes garantizados de por vida. Como el tabaco, la marihuana legalizada producirá una diversidad sin precedentes de nuevas consecuencias sobre la salud, la seguridad y las finanzas de los estadounidenses y sus hijos. 

“Los estadounidenses aprendieron a golpes acerca de los efectos trágicos del tabaco y las prácticas engañosas de esa industria. Legalizar otro producto adictivo desata un negocio comercial que es incapaz de resistir la oportunidad de ganar mil millones de dólares a espaldas del sufrimiento humano, de las metas de la vida sin lograr, de las enfermedades y de la muerte”, dice la Sra. Rusche. “Si las personas realmente comprendieran que la marihuana puede causar unos problemas cognoscitivos, de la salud mental y con la seguridad pública, que es un producto adictivo y que las tasas de adicción son tres veces más altas que las comunicadas al público, ni los votantes ni los legisladores legalizarían la hierba.” 

El escrito y los datos que respaldan este informe están disponibles en www.nationalfamilies.org. 
 

Acerca de Familias Nacionales en Acción
La entidad Familias nacionales en acción es una organización sin fines de lucro de 501 (c) (3) que se fundó en Atlanta (Georgia) en el año 1977. Esta organización ayudó a dirigir un movimiento nacional de padres y se le reconoció por haber reducido por dos terceras partes el consumo de las drogas entre los adolescentes y los adultos jóvenes de los Estados Unidos entre los años 1979 y 1992. Durante cuarenta años, esta organización ha presentado la complicada información científica de una forma y con un lenguaje fácil de entender para así ayudar a los padres y otros a proteger la salud de los niños. Rastrea la ciencia referente a la marihuana y el movimiento de su legalización en su sitio web Informe sobre la marihuana y su boletín de prensa electrónico semanal del mismo nombre.
 

 
El informe sobre la marihuana es un boletín electrónico publicado cada semana por la organización National Families in Action (tr.,Familias Nacionales en Acción), en conjunto con SAM (Smart Approaches to Marijuana) (tr., Enfoques Inteligentes ante la Marihuana).  Visite nuestro sitio Web, TheMarijuanaReport.org para aprender más acerca de la marihuana y cómo va desenvolviéndose su historia en el país.
 
Suscríbase a El informe sobre la marihuana
Suscríbase a la versión en español de El informe sobre la marihuana
 
Acerca de Familias Nacionales en Acción (NFIA, por sus siglas en inglés)
La organización NFIA es un grupo integrado de familias, científicos, líderes empresariales, médicos, especialistas de la adicción, legisladores y otras personas que se comprometen a proteger a los niños de las drogas adictivas.  Nuestra visión es la siguiente:
  • Los niños saludables, libres de drogas
  • Familias cuya crianza incluye estar libre de las adicciones
  • La información y la educación científicamente precisas
  • Una nación librada de las Compañías Marihuaneras
  • Unos medicamentos que se desarrollan del cannabis (y otras plantas) y que son inteligentes, seguros y aprobados por la agencia federal FDA (tr., Administración Federal de Medicamentos y Alimentos)
  • Un acceso ampliado a los medicamentos en las pruebas clínicas de la agencia federal FDA para los niños que padecen de la epilepsia
Acerca de Enfoques Inteligentes ante la Marihuana 
(SAM, por sus siglas en inglés)

SAM es una alianza independiente compuesta de legisladores, científicos y otros ciudadanos interesados quienes quieren alejarse de las conversaciones simplistas de "encarcelación contra legalización" cuando se habla del consumo de la marihuana, y llegar a enfocarse en hacer unos cambios prácticos en las políticas sobre la marihuana para que no se conviertan en diablos a los usuarios ni se legalice la droga.  Al considerar las políticas sobre la marihuana SAM respalda la idea de poner en primer lugar el tratamiento y la salud. 

Éstas son las cuatro metas principales de SAM: 
  • Informar las políticas públicas con la ciencia de la marihuana de hoy día.
  • Reducir las consecuencias no intencionadas de las actuales políticas de la marihuana, como el estigma de un arresto que dura toda la vida.
  • Prevenir el establecimiento de las Compañías Marihuaneras - y el de una industria tabacalera del siglo XXI que comercializaría la marihuana para los niños.
  • Promover la investigación de las propiedades medicinales de la marihuana y elaborar unos medicamentos que no se fuman, que no son psicoactivos y que se pueden conseguir en una farmacia.  
Derechos de autor © 2016 National Families in Action, Todos los derechos reservados.

Usted recibe este mensaje electrónico por haber pedido esta información o por haber asistido a unos de nuestros talleres.
National Families
National Families
National Families
National Families
National Families
National Families
The MJ Report
The MJ Report
The MJ Report
The MJ Report
The MJ Report
The MJ Report
SAM
SAM
SAM
SAM
SAM
SAM
Copyright © 2017 Familias Nacionales en Acción, All rights reserved.


unsubscribe from this list    update subscription preferences