Copy
Especial documenta 14
View this email in your browser
Share
Tweet
Forward

ESPECIAL


DOCUMENTA 14

 
 
En esta Documenta hay dos elementos significativos que funcionan como polos opuestos de tendencias globales: por una parte, un aspecto curatorial muy similar a la investigación hecha por la curadora Christine Macel en la actual Bienal de Venecia, donde se imponen trabajos de fuerte carácter identitario, etnográficos y antropológicos, que miran al pasado, a los años setenta y a la artesanía como respuesta al cambio de paradigma histórico y social actual, en los cuales el posicionamiento político pasa por la recuperación de unas raíces siempre iguales a sí mismas, y otra, influenciada por el pensamiento del filósofo Paul B. Preciado, encargado del programa público El Parlamento de los Cuerpos, post-género y sin identidad, informe, que se preocupa de redefinir los campos de acción del arte a través de la experimentación personal y del error.

Dos mundos distantes, opuestos, tanto a nivel ideológico y político como en el plano curatorial que en el espectador provocan una cierta confusión, aumentada por la perversión de una comunicación casi inentendible e ineficiente, desde los emails hasta la falacia de las fichas técnicas.
El evento de arte contemporáneo más trascendente y largamente esperado del mundo, Documenta, ocurre cada cinco años, y en esta catorceava edición que se celebra este año las expectativas son aún mayores, pues es la primera vez que se despliega en dos ciudades: Atenas, Grecia (del 8 de abril al 16 de julio de 2017), y la tradicional sede de Kassel, en Alemania, entre el 10 de junio y el 17 de septiembre de 2017.

Presentamos un registro audiovisual de las muestras en Atenas y Kassel, cortesía de Vernissage TV, así como una galería fotográfica con obras de algunos de los artistas iberoamericanos incluidos en ambas ciudades para esta edición, entre ellos Daniel García Andújar; María Magdalena Campos-Pons junto a Neil Leonard; Ciudad Abierta; Guillermo Galindo; Regina José Galindo; Israel Galván, Niño de Elche y Pedro G. Romero; Beatriz González; David Lamelas; Marta Minujín; Joaquín Orellana; Abel Rodríguez; Antonio Vega Macotela; Cecilia Vicuña; Sergio Zevallos; Ulises Carrión (1941–1989); y Oscar Masotta (1930–1979).
 
Para obtener una mirada más crítica y medular de documenta 14, conversamos con el historiador del arte José de Nordenflycht (Chile, 1970), quien asistió a este acontecimiento quinquenal como observador y también como participante, escribiendo textos sobre el trabajo y trayectoria de Cecilia Vicuña y el grupo Ciudad Abierta, todos invitados por el curador Dieter Roelstraete. 

Con un paciente trabajo de dos décadas sobre la relación entre arte contemporáneo y patrimonio desde la producción artística local en Valparaíso, Nordenflycht se inserta dentro de la complejidad urbana de las ciudades de Atenas y Kassel para evaluar las estrategias mediante las cuales documenta 14 invita a reflexionar sobre el futuro, en un proceso de conocimiento orientado hacia la ciudad de Atenas, un lugar en ruinas donde aún es posible encontrarse con el origen de la sabiduría occidental.
 

El mexicano Guillermo Galindo crea performances/rituales que se valen de dispositivos sónicos fabricados por él mismo a partir de artículos encontrados en la frontera de Estados Unidos y México, así como objetos personales obtenidos de campos de refugiados en Alemania.

Para Documenta 14, que en esta última edición se celebra en Kassel, Alemania, y Atenas, Grecia, ha creado una nueva serie de composiciones, “odas para quienes cruzan las fronteras”. Los materiales encontrados en ambas ciudades son la base de sus nuevos instrumentos. En manos de Galindo, una parte de un barco puede convertirse en un instrumento de cuerda, restos de tubos pueden ser ahora una flauta, o una cama de un edificio en Kassel que dio alojamiento temporal a los refugiados es potencialmente un tambor.

Nuestro medio aliado Vernissage TV registró su performance 
Sonic Borders 2
, realizado el 8 de junio de 2017 en la Documenta de Ka
ssel.
 
El gesto de Regina José Galindo es situar su cuerpo en el sufrimiento del otro, sometiéndolo a eventos traumáticos parecidos a los que los otros cuerpos han soportado, y se pone en la mira, en escena frente al público asistente, evidenciando el trauma de estos cuerpos a modo de denuncia. Es Regina y es la mujer violada (La Siesta, 2016), y la asesinada (Presencia, 2017), y la indígena torturada (Mientras, ellos siguen libres, 2007), y la niña traficada (Himenoplastia, 2004), y las víctimas de la guerra (¿Quién puede borrar las huellas?, 2003), y la emigrante refugiada (Quédate, 2016), y los torturados políticos (Confesión, 2007). “Somos un solo individuo, somos un solo cuerpo”, dice la artista.

Este año fue invitada a la documenta 14, Learning from Athens (Aprender de Atenas), que como cada cinco años sucede en su ciudad de origen, Kassel (Alemania) y, en esta ocasión, también en Atenas, Grecia. La artista presenta tres performances: en Atenas, Presencia (2017), y en Kassel El Objetivo (2017) y La Sombra (2017), esta última en video.
 
La censura, la persecución de escritores y la prohibición de sus textos motivados por intereses políticos y el deseo de influir en nuestros pensamientos, nuestras ideas e, incluso, nuestros propios cuerpos, se materializan como urgentes reclamos en El Partenón de los Libros, la colosal obra que ha erigido la artista argentina Marta Minujín (1943) en la dOCUMENTA 14 de Kassel, en Alemania.

La obra, de 70 metros de largo por 30 de ancho y 20 de alto, es una réplica a escala real del templo de la Acrópolis de Atenas, símbolo de los ideales estéticos y políticos de la primera democracia del mundo. Minujín traslada este significado hacia un monumento contra la censura, la represión y la persecución de autores al incorporar en su arquitectura unos 100.000 libros prohibidos provenientes de todo el mundo.

El Partenón de los Libros se erige -con pertinencia- en la Friedrichsplatz de Kassel, el lugar donde los nazis quemaron unos dos mil libros durante la llamada “Aktion plus an den undeutschen Geist” (“Campaña en contra del espíritu no-germano”), en 1933. Un sitio con mucha historia, pues fue allí donde también el Fridericianum -que todavía estaba siendo utilizado como biblioteca hacia 1941- ardió en llamas durante un ataque de bombardeo aliado, lo que resultó en la pérdida de otros 350.000 libros.
 
Facebook
Twitter
Instagram


Artishock | Revista de Arte Contemporáneo
© 2010-2017

info@artishockrevista.com | 
www.artishockrevista.com

unsubscribe from this list    update subscription preferences